El 24 de noviembre de 2009 se firmó el convenio por el cual, por primera vez, la CNEA y el CONICET unen esfuerzos orgánica e institucionalmente creando un Instituto que cuenta con el marco académico de la UNSAM. El objetivo de este nuevo Instituto es la investigación, el desarrollo y la formación de personal calificado en experimentos y tecnologías asociadas con las ciencias del universo y las astropartículas.

El Instituto de Tecnologías en Detección y Astropartículas (ITeDA) es creado en forma conjunta por la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM).

Es el primer instituto constituido entre dos de las instituciones más reconocidas del país en el campo de la investigación científica y tecnológica, la CNEA y el CONICET, a los que se suma la UNSAM que desarrolla una política activa y reconocida de asociación con organismos de ciencia y tecnología.

Durante medio siglo, CNEA y CONICET han tenido una fructífera colaboración cimentada por varios centenares de científicos y tecnólogos de la carrera del investigador del CONICET, que fueron simultáneamente miembros de la CNEA o tuvieron en ella su lugar de trabajo, y por los subsidios que, a través de los años, el CONICET otorgó para suplementar múltiples proyectos de investigación de la CNEA. Un antecedente, lejano en el tiempo pero cercano en cuanto al tema, lo constituyó la colaboración de la CNEA en la fundación en 1964, del Centro Nacional de Radiación Cósmica, uno de los primeros institutos del CONICET, que en 1969 se convirtiera en el Instituto de Astronomía y Física del Espacio (IAFE). El Centro Nacional de Radiación Cósmica tenía a su vez como antecedente el Laboratorio de Radiación Cósmica de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) que en los años 50 fuera pionero en el campo de lo que hoy se conoce como astropartículas.